Noticias

29/09 :  EL GANADOR DEL SORTEO DE LA FNAC NOS CUENTA SU EXPERIENCIA EN LONDRES

Noticias   ran.png
Nuestro compañero RAN, ganador del sorteo organizado por FNAC.es y Universal Music Spain nos cuenta su experiencia en Londres, donde asistió al concierto de promoción en el Bush Hall.

Antes que nada, quiero decir que me alegro un montón por las personas que vais a ver a Mark el día 1 de octubre en Madrid, es una pasada ver a Knopfler de cerca y con poca gente, en formato semiacústico. Es una opinión muy personal, pero creo que MK se crece en esos formatos, y que ya está dando lo mejor de sí mismo en ellos, en un nivel muy superior al que exhibe después en las giras; insisto que es mi opinión, pero eso sí, asentada en varios showcases y conciertos vividos in situ.

Bien, al grano: Knopfler estuvo bastante...


Bien, al grano: Knopfler estuvo bastante sembrado el miércoles por la noche. Yo
no sé si era porque estaba en Londres al lado de casa, porque el público, en
efecto, es inglés, y aunque berrea y chilla, lo hace moderadamente, nada que ver
con España o Italia..., o que se había chispao con unos whiskises, ni idea, pero
el caso es que estaba cómodo, se le notaba relajado, hizo muchos chistes y
gracietas de las que no entendí ni papa, pero la peña se partía de risa (MK se
me empieza a parecer a los del Club de la Comedia..., yo creo que acabará en la
tele, con David Letterman). Total, que mi santa y yo aparecimos por el Bush Hall
como a las 7:30, el concierto era a las 9, hicimos cola bajo una finísima lluvia
que me obligó a comprar un umbrella en una tienda de indios (indios de la India,
no apaches) por una pound. El paraguas más barato de mi vida, y el más útil.
Entramos al local algo antes de las 8, y aunque corrí hacia el escenario, la
primera fila estaba llena y sólo había un huequito al lado de un altavoz. Me
dije: "Rafa, esta es la tuya: piensa en los chicos de la lista de correo..."
Tiré de Miriam, y nos colocamos allí, en primera fila y al lado de un enorme
altavoz. Desde que llegamos allí hasta que un segurata negro de 1´90 se me puso
pegado a la derecha debieron pasar 15 segundos, no creo que más. Así que
disfruté de una hermosa libertad de movimientos de 15 segundos. Me parecieron 3.
En ese momento, pensé: "Hermano, lo vas a tener jodido para grabar algo con este
tronco al lado...", pero mantuve la esperanza de que se marchase al empezar el
show, que le entrara un apretón, que hubiera ostias en la puerta y tuviera que
ausentarse..., no sé, algo. Pues nada, ni por esas: el tío allí, con cara de
mala bestia, sin quitarme el ojo de encima. Para acabarlo de rematar, cuando
faltaban cinco minutos para las 9, apareció en escena esa entrañable criatura
llamada Paul Crockford, el agente de Knopfler. No le entendí todo, pero vino a
decir que se cagaba en la p.m. de todos los fans que grababan vídeo, y que por
favor se abstuviera todo el mundo de grabar esa noche, porque se enfadaría.
Pensé: "Ahora sí que me han jodido vivo". Yo llevaba una grabadora digital de
audio en la mano izquierda, una cámara de fotos que graba vídeo en la derecha, y
una cámara de vídeo Sony Handycam en el bolso de mi señora, por si teníamos
suerte (los cojones, suerte...). A las 9 en punto sale Knopfler, yo con el negro
al lado, enciendo mi cámara de fotos y, tranquilamente, me pongo a grabar vídeo,
y grabo el Why aye man entero, mientras con la izquierda ponía en funcionamiento
la grabadora de audio. Cuando acaba la canción, Paul Crockford viene hacia donde
yo estaba, y se pone al lado del negro, comentándole algo al oído. Cuando
llevaba 20 segundos de What it is, el negro me comenta dulcemente que o dejo de
grabar vídeo o habrá problemas. A tomar por culo la bicicleta, con perdón.

Le intenté explicar que era una cámara de fotos, que lo que estaba haciendo era
prepararme para hacer una buena foto y por eso estaba quieto apuntando con la
cámara al escenario, pero claro el segurata no era gilipollas, naturalmente.
Total, que nada. Así que me empeñé en tener un buen audio, y ya que sólo podía
hacer fotos, pues me hinché de tirar fotos, debo tener como cien, aunque algunas
movidas.

Sinceramente, pensé que era mejor no volver a intentar grabar vídeo, porque me
podían echar, y hubiera sido lamentable del todo. Por si fuera poco, uno de los
que afinan las guitarras a MK se sentó al lado del altavoz con una linternita, y
apuntaba con el foco a la cara de los que él pensaba que estaban grabando vídeo.
Me dije: "Pero estos tíos ¿no tendrán otra cosa mejor que hacer que andar
jodiendo al prójimo con lo de los vídeos?" En fin, una cosa alucinante, en
serio.

En cuanto al concierto en sí, repito que Mark estuvo muy suelto, muy alegre,
súper cómodo en el escenario. Se le ve absolutamente entusiasmado con John
McCusker, con quien hizo algunos "piques" de final de canción memorables, por
ejemplo en Marbletown, donde los dos estuvieron sobradísimos. Mark trata a John
como a un alumno aventajado, parece como si lo estuviera apadrinando un poco
ante el gran público, y se ve que le tiene mucho respeto y consideración.

Si tuviera que elegir las mejores canciones del show, sin duda me quedo en
primer lugar con Monteleone y Get lucky, que sonaron de maravilla, Mark disfruta
muchísimo con esas dos canciones, no para de sonreír y bailar al son de la
música. Preciosas ambas. También muy bien el TLWNF, una de mis favoritas de
KTGC, que creo que se la va a quedar en su repertorio de la gira. Me encantó
Marbletown, porque comenzó casi como en el disco, con la acústica a toda leche,
potente de sonido, y luego van entrando los demás músicos, y termina con el
antes mencionado "pique" de Mark y John. Encontré ya un poco trillado el Sonny
Liston (y que conste que siempre he defendido esta canción, hasta quedarme casi
solo), pero el miércoles la noté ya cansina, a pesar de que Mark creo que sigue
estando encantado con ella.

El Wild Theme sonó súper limpio, como pocas veces lo he escuchado, maravilloso,
y el If this is goodbye espléndido, creo que Mark la va a mantener en la gira,
aunque no la cante tan bien como Emmylou. Creo que el final de If This is
Goodbye nos va a dar muchas alegrías, porque lo improvisa de miedo, un poco como
Are we in trouble now.

Y dejo para el final mi debilidad de los últimos años: el Brothers. Ya sé que
nadie estará de acuerdo conmigo, pero Mark toca cada día mejor esta canción, y
en los showcases es donde mejor la toca, sin duda. Qué bestialidad, cómo ruge la
Gibson..., se hizo un silencio increíble en la sala..., los pelos de punta de
recordarlo. Tremendo el BIA, que pasa a engrosar mi archivo particular, ya
desbordado. Fue el único "bis" de la noche, al que se prestó después de que
pegásemos unos alaridos por marcharse tan deprisa. Regresó, tocaron el BIA, y se
acabó lo que se daba.

El Bush Hall es una sala relativamente pequeña, yo calculo que allí estaríamos
200 personas, no más...Todos de pie, incluidos los que veían el show desde un
balcón que había arriba.

Sí me sorprendió los problemas de sonido que hubo. Mark reclamaba todo el rato
con el dedo pulgar que le subieran el volumen de la guitarra, pero cuando le
subían el volumen se acoplaba todo, y era espantoso. Al final terminó por
hacerlo él en el ampli.

Tuve la sensación, durante todo el concierto, de que Mark se explayaba en los
punteos, los alargaba como hacía antaño, con DS y en el ´96, recreándose en
ellos y disfrutando. Le vi muy concentrado, no se equivocó prácticamente nada
(creo que una nota en toda la noche), y los músicos estuvieron estupendos
también, sobre todo John que se metió al público en el bolsillo.

Y bueno, podría alargar esto mucho con mi experiencia londinense, pero quedaría
demasiado largo y seguro que eso ya no interesa tanto. Así que espero que hayáis
disfrutado de la crónica, y que os guste el audio del concierto, enseguida subo
el vídeo de Why aye man y las fotos para que las podáis tener también.

RAN


(NOTA: el video y audio que grabó RAN está disponible para todos en la KnopflerTK)



pamplina · martes 29 de septiembre, 2009 - 07:44:14    Noticias  Comentarios (0)      impresora amistosa   

0 Comentarios