Noticias

29/05 :  GET LUCKY

Noticias   portada-get-lucky.jpg
Este es el título del nuevo disco de Mark Knopfler, que saldrá a la venta el 15 de septiembre del 2009. La gira tendrá lugar desde finales de abril del 2010 en Estados Unidos y acabaria hacia finales de julio en Europa.

La portada corresponde al Paradise Buffet del Fremont Casino de Las Vegas. El diseño completo de todas las ediciones del álbum ha sido realizado por el español Salvador Lavado.

Los títulos de las canciones que componen el álbum son:
Border Reiver / Hard Shoulder / You Can’t Beat The House /
Before Gas & TV / Monteleone / Cleaning My Gun / The Car Was The One / Remembrance Day / Get Lucky / So Far From The Clyde / Piper To The End

El álbum aparecerá en tres formatos:
  • (1) CD audio en la clásica jewel case.
  • (2) Edición limitada con CD audio + DVD en formato digipak.
    • - El DVD incluye:
      • 1. Galería de fotos de la grabación
        2. Get Lucky (en vivo en el estudio)
        3. Mark and Band Members Recording Backing Vocals
        4. Studio Tour with Mark and Chuck
        5. In the Control Room with Mark and Chuck
  • (3) Caja de lujo con:
    • - CD+DVD digipak (igual que la edición limitada).
    • - CD audio con tres temas nuevos (Pulling Down The Ride, Home Boy y Good As Gold).
    • - DVD con las imágenes Behind The Scenes del tour Kill To Get Crimson captadas por Guy Fletcher (en total 9 clips de 5 minutos de duración, la gran mayoría material inédito).
    • - Libro de tablaturas para guitarra del tema Get Lucky (no del disco completo)
    • - Doble LP vinilo de Get Lucky (formato 180 gramos)
    • - Dados y fichas de casino grabadas y un facsímil de un ticket de un concierto.

Este es el contenido de la edición de lujo. Las dimensiones de la caja son (en pulgadas) 12x12x1.

gl-deluxe-full.jpg

Hay imágenes promocionales de Mark para el álbum en la sección de Galería, y también en alta resolución en la zona de Descargas (entra como usuario de SC.net).

Lee la nota de prensa con entrevista, traducida por nuestra colaboradora Yolanda Navarro (pulsa "leer el resto").

MARK KNOPFLER - GET LUCKY
traducido por Yolanda Navarro.

Original en alemán

Cuando se despidió el convenio tácito, donde los músicos de verdad,
de cuyo resorte proceden innumerables éxitos y clásicos y que con los
años cada vez me vienen menos a la memoria, parece ser que Mark
Knopfler no lo tuvo en cuenta.

Seguramente estaba ocupado escribiendo nuevas canciones, grabándolas,
haciendo conciertos y además, divirtiéndose muchísimo con ello.

Mientras que nosotros nos acercamos lentamente al final de la primera
década del siglo XXI y otros grandes del mundo de la música agilizan
su carrera a velocidad de caracol, Knopfler ya va por su quinto album
de estudio en ese espacio de tiempo y de nuevo se trata de una nueva
joya: “Get Lucky” que ha sido grabado en sus propios estudios al oeste
de Londres, British Grove Studios y que ha producido junto a sus
colegas de siempre Chuck Ainlay y Guy Fletcher, es el producto de una
ruptura con las influencias musicales de toda una vida: en su
inconfundible enfoque como escritor Knopfler deja que elementos del
Folk y del Blues fluyan y lo redondea con ingredientes personales
británicos y textos enormemente vivos.

Durante fases productivas como esta Knopfler se agarra agradecido, el
ganador de Grammy que durante más de 30 años aparece como icono de la
guitarra, es modesto: “simplemente sigo adelante” dice Knopfler. “Eso
es realmente, y creo que con la edad también se aprende a apreciar las
cosas más. Cuando era joven todo era muy normal para mi. No diría que
por aquel entonces, supiese apreciar cualquier talento que a lo mejor
tuviese. He tenido que aprenderlo con los años. Mientras tanto, me
siento simplemente sobre la máquina y sigo adelante. Es la única forma
de seguir adelante.”

“Me distraigo con mucha facilidad” dice sonriendo. “Eso decían por lo
menos mis profesores. Sin embargo me ha ido bien para seguir
escribiendo nuevas cosas. Visto de esa forma sigo siendo el bueno y
viejo trapero. Las cosas suceden simplemente, de una forma u otra
tienen que estar juntas, y es por eso que yo, igual que antes, grabo
demasiado material. Por ausencia de ideas no me puedo quejar, desde
luego. Si por mi fuese y si los chicos estuviesen aquí, podríamos ir
enseguida al estudio y hacer la siguiente grabación”.

Después de que el viejo equipo una vez más se reuniese en los Estudios
British Grove, se vuelve a crear el ambiente perdido. “Conseguir ese
ambiente es uno de los mejores aspectos de trabajar en un nuevo album”
dice Mark. “Además, creo que todos tenemos el respeto necesario por
los otros”. Esta vez, también cuentan con los renombrados músicos Phil
Cunningham y Michael McGoldrick en el grupo, después de haber fichado
al multi-instrumentalista escocés John McCusker. “Definitivamente ya
habían tocado juntos” se rie.

Si “Get Lucky” fuese una novela, sería como un tomo que no puedes
dejar de leer: llena de caracteres meticulosos, que él mediante el
texto, los lleva a la vida – por ejemplo el camionero de Glasgow con
la canción que abre el disco “Border Reiver”, o bien el feriante y
vendimiante en la canción que da título al disco; y entonces queda
todavía su mirada al pasado llena de sentimientos a la era de los
grandes barcos de vapor en “So Far From The Clyde” una reverencia
autobiográfica de uno de los luthiers de primera clase en “Monteleone”
y el tío perdido el cual nunca conoció en “Piper to The End”.

Estos y otros caracteres y temas que se nos presentan a través de “Get
Lucky”, contempla Mark a través del prisma su propia niñez, que pasó
en Glasgow hasta que tuvo 8 años para después mudarse con su familia a
Newcastle. “Podemos algún día dejar nuestra niñez atrás?” se pregunta.
“Hay varias cosas que ya nos fascinaban cuando éramos niños y que
después nos acompañan el resto de nuestras vidas”.

Un ejemplo concreto: “al final de Salters Road en Newcastle había una
tienda de discos” recuerda Knopfler. “Un día tenían una Fender
Stratocaster en el escaparate, y yo estaba como embrujado cuando vi la
guitarra por primera vez. Pegaba la nariz al cristal de la ventana.
Creo que de aquella todavía llevaba pantalones cortos y ya estaba
perdido: un niño pequeño, que regresa de la escuela y de golpe, se ve
derribado con algo así. Todavía hoy cambio de acera para ver los
escaparates de las tiendas de guitarras”.

“Todo eso es mi vida, y lo que me hace seguir adelante es ese empujón
que recibes cuando intentas crear algo. Eso es suficiente. Por
supuesto, la vida cambia con los años, todos nos volvemos un poco más
adultos pero yo intento definitivamente que esa parte de mi
personalidad siga joven”.

El hilo autobiográfico que se tiene en “Get Lucky” se ve claramente en
el título del disco: “Mi primer contacto con una persona que
constantemente estaba en el eje, se dio con un tipo que en invierno
cantaba en bandas de soul y luego en el verano estaba en ferias o en
la vendimia en el sur para ganar su dinero, siempre que el tiempo
acompañase” aclara Knopfler. “yo tendría unos 15 años, o sea, que
todavía tenía que ir a la escuela y por supuesto, lo envidiaba. “Get
Lucky” está inspirado en él y en otros caracteres que he ido
conociendo en el marco de ayudantes en granjas, en almacenes o en
obras de albañil, hasta que ya pude vivir de la música”.

La canción “Border Reiver” se ha tomado prestada de los pistoleros que
hace varios cientos de años hicieron de la frontera entre Inglaterra y
Escocia un lugar inseguro. “Esta canción trata de lo difícil que era
la vida de un camionero a finales de los 60. Por aquellos tiempos
vivíamos cerca de la Fabrica Albion en Glasgow, y yo observaba siempre
los conductores de prueba, como iban con sus trencas y sus gafas de
sol probando los bastidores antes de que se construyese la cabina del
conductor y la superficie de carga. Albions eran conocidos por los
altos standards de calidad, y el slogan de la firma era ‘Seguro como
el siguiente amanecer’.

Además se convierte “Border Reiver” en el eslabón de una canción de
aquel album en 1978 con el que Knopfler se hizo famoso: “Por aquel
entonces, en Newcastle vivíamos junto a la A1, el eje más importante
del país entre el norte y el sur “, dice. “ya con 8 años conocía la
letra de la gran empresa de logística, porque sus camiones siempre
pasaban por allí. Cuando tenía quince años y hasta principio de los
veinte, muchos camioneros con buen corazón me llevaron cuando hacía
autostop. La canción “Southbound again” del primer disco de los Dire
Straits trata de eso, como iba a través de todo el país haciendo
autostop y como me enamoraba una y otra vez de Londres”.

Redondo acaba el disco, que no sólo es muy rico respecto a temas sino
también respecto a instrumentos, con “Piper to the End”, la última
canción que Knopfler ha dedicado a su tío Freddie. El tocaba la gaita
en la brigada escocesa Tyneside (Black Watch, regimiento Royal
Highland, primer batallón para ser más exacto) y tuvo que ir a la
guerra con su instrumento y en Mayo de 1940, con sólo 20 años, murió
en el norte de Francia.

“Por supuesto que no llegué a conocerlo personalmente pero pasé mucho
tiempo con mi tío Kingsley, el hermano de mi madre. Me enseño como
tocar el Boogie-Woogie con el piano, y Freddie era el hermano mayor de
Kingsley. Siempre tuve una relación con las gaitas, y cuando creces en
Glasgow y en Newcastle no te puedes escapar de la música celta tan
fácilmente. En casa de mi abuela habían por ejemplo, muchos discos de
Jimmy Shand”.

Ahora Knopfer y su banda están ansiosos por empezar el año que viene
la nueva gira: “Me siento como el capitán de un pequeño barco de
batalla, y me gusta mucho el aspecto de equipo de la vida estando de
gira porque me gusta mucho estar con mi equipo. Además, creo que el
viajar para los conciertos me gusta mucho porque ya sé con antelación,
que no me absorbe durante un año completo”.

Y si el público entre las nuevas canciones quiere escuchar algún que
otro clásico que nos ha marcado a todos, también disfruta tocándolo:
“lo mejor de las canciones antiguas de los Dire Straits es que son
parte de una era, de un trozo de vida de la que la gente se acuerda.
Por supuesto cambio las canciones un poquito para que para mi sigan
siendo emocionantes y llenas de sentido. Pero hay momentos, como por
ejemplo, los gritos al final del Sultans – si no tocas esa parte,
entonces habría mucha gente disgustada. Pero me gusta tocar las
canciones antiguas. Las he escrito yo y la gente quiere escucharlas
–una cuestión simple, en realidad”.

Por último Mark Knopfler recupera la energía porque él nunca ve a la
audiencia como una evidencia: “Creo que todavía hay un lugar para lo
que yo hago” dice él al final. “Se trata de otro estadio – el mío está
aquí, la mayoría de la gente toca en aquel de allá -, pero las
personas quieren como siempre, escuchar canciones que no procedan de
réplicas.



pamplina · viernes 29 de mayo, 2009 - 18:40:01    Noticias  Comentarios (2)      impresora amistosa   

0 Comentarios